Castlevania (Season 1)

Critica a la serie de Netflix, adaptada del juego de Konami

Las adaptaciones de videojuegos al cine siempre fueron algo complicado, ya que, la mayoría de las veces (Si no todas) que se intenta llevar la historia de un juego a la pantalla grande, se falla rotundamente. ¿A qué se puede deber esto? Quizás con una necesidad de llenar la película de guiños innecesarios a los fanáticos del juego, dejando de lado elementos como un buen guion o una dirección interesante. Esto se ha repetido incontables veces, y el panorama pintaba bastante oscuro, dándonos la idea de que nunca tendríamos una buena pieza audiovisual basada en un videojuego. Pero la luz de esperanza llegó de otro lugar…No de la sala de cine, sino desde la comodidad de una pantalla televisiva y una cuenta de Netflix.

Castlevania, la serie producida por el servicio de streaming, llego hace apenas unas semanas, y ya hay gente hablando de la misma por todos lados, dándoles su visto bueno, asegurando que es un producto de calidad. Y tengo que sumarme a ese grupo de gente, porque sinceramente más allá de sus errores, es una pequeña obra (inconclusa) que disfrute bastante.

Antes que nada, debo aclarar, que NUNCA jugué uno de los juegos en los que se basa la serie, así que no esperen una inútil comparación de formatos, porque no es a lo que apunto. Las series y películas, deben juzgarse desde su propio contexto, y su autonomía. Por lo tanto, no me interesa si en el juego las cosas eran extremadamente diferentes, porque eso no es un elemento de importancia a la hora de disfrutar de una obra de arte.

Castlevania, es, en esencia, un anime. La animación está totalmente inspirada y basada en el estilo nipon. La decisión de hacer esto está totalmente justificada no solo por el origen del juego original, sino por la versatilidad y ligereza de los movimientos que otorga este estilo, lo cual suma a las escenas de acción, tanto de pelea como de masacre. La animación es el plato fuerte de esta serie sin duda, algo que cautivara los ojos de cualquier espectador, haciéndolo desear que todas las series de animación que vea ahora en adelante tengan este nivel. Pero a mi parece, NO es perfecto, ya que, por momentos, se lo nota un poco estático. Quizás un poco más de dinamismo en las escenas de dialogo, sumaria mucho más al producto.

La fotografía y la dirección son otras joyas. Creo que realmente hace muchísimo que no veía una serie de animación con tan buena dirección, y con una fotografía tan espectacular, pero pertinente. La ventaja que da la animación es que cada plano puede quedar precisamente como lo imaginaste, elemento que a veces puede fallar en el live action, y esta serie sabe aprovecharlo a la perfección.

Pero no todo es hermoso en esta serie. Primero quiero destacar como el guion flojea bastante. Pero no en términos argumentales, sino en la narrativa audiovisual. ¿Por qué? Porque Warren Ellis (Gran guionista de comics) decide contar demasiada información a través de los diálogos, en lugar de mostrarnos las cosas cinematográficamente: “Te dijimos que hagas esto” “¿Te acordás cuando hiciste esto?”, doy estos ejemplos parafraseando, para que mostrar la gran falla en la que cae el guionista, la cual se ve multiplicada por el hecho de que…Los diálogos son bastante chatos y aburrido, con poca imaginación y un poco cliché.

Otro problema también recae en el sonido, ya que, la mezcla del mismo pareciera no haber sido revisada antes de que la serie sea sacada al aire. Algunos diálogos se escuchan excesivamente bajos o el cambio que se produce en su nivel al cambiar el plano sonoro es demasiado impactante en el mal sentido.

El personaje de Trevor es bastante carismático y es fácil empatizar con él. El pequeño arco que se le plantea en esta primera temporada se desarrolla bien, aunque quizás se siente un poco apurado en su resolución. Su actitud un poco pedante, pero de bad boy chistoso hace que la serie fluya bastante bien. El resto de los personajes también son destacables, yendo desde un antagonista que está bien, a un Drácula que impone una gran presencia y terror, pasando por Sypha, un personaje femenino fuerte que se rehúsa a caer en el prototipo de la damisela en peligro.

El mensaje que intentan dar con esta serie es muy claro. Hablando directamente de la sociedad actual (En especial de la americana) que permite a los ‘villanos’ ascender al poder y justifica su accionar tirano, Castlevania es una crítica a todos aquellos que en una situación de injusticia dirigen la mirada a otro lugar.

Lo último a destacar de la serie es su inconsistente sentido del humor, el cual por momentos se siente relajado y por otros pareciera esforzarse demasiado por ser gracioso. Algunos chistes no funcionan del todo porque parecieran estar pensados más para un comic (Clara presencia del origen de Ellis) que para un audiovisual.

Castlevania, es una serie que si bien es imperfecta, es muy disfrutable. Quizás serie mejor si el nivel de la dirección y la fotografía coordinaran mejor con el guion, y no resultaran apabullantes para el mismo. Pero tengo fe de que con el ascenso de esta serie, su nivel mejorará…Después de todo, la segunda temporada, con más episodios, ya se confirmó.

Mi puntuación: 7

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...